En este artículo dejamos varios trucos sobre las prebases de maquillaje y de cómo no parecer que vamos maquilladas para lucir un aspecto muy natural.

A veces queremos que el aspecto de nuestra piel se vea mejor y que no se vean las imperfecciones pero sin que se llegue a notar que llevamos maquillaje. Lo ideal es un efecto  que se vea como segunda piel con una base de maquillaje pero no siempre es fácil de encontrar.

1.Hidratación

Una opción muy buena para conseguir un efecto invisible es mezclando la crema facial con la base de maquillaje, pero previamente aplícate la crema sola para hidratar tu piel y luego haces la mezcla.

2. Usa una prebase

Si queremos conseguir un look que apenas sea visible no se puede prescindir de la prebase de maquillaje o el primer. Pero si es una textura en aceite o untuosa podemos mezclarlo también con la base como en el caso anterior para que sea más ligero.

3. Cómo aplicar la base

Hay muchas maneras de aplicar la base puede ser con brocha, con los mismos dedos o con la esponja así que va en cuestión de gustos o del efecto que queramos conseguir.

Si lo aplicamos con los dedos nos permite controlar la intensidad y la cantidad de producto que aplicamos, aunque con la brocha podemos conseguir un efecto second skin utilizando un poco de producto y trabajándolo con la brocha. Eso si no os olvidéis de aplicar antes de la base la prebase de maquillaje para conseguir  unos resultados óptimos.

4. Los trucos de las brochas

Para conseguir unos buenos resultados con la brocha debes extender la base con movimientos de vaivén, moviendo muy rápidamente y de manera ligera, casi sin tocar la piel.

Pero para que la base quede lo más natural posible debemos rozar la piel con la brocha muy sutilmente para poder cubrir lo necesario, no hay por qué cubrir todo la cara de producto.

De esta manera ayudamos a que se mantenga un aspecto real además tienes que empezar desde el centro del rostro hasta el exterior para conseguir mejores resultados.

5. Aplicar la base justa

Con la base de maquillaje y la prebase de maquillaje pasa lo mismo hay que utilizar solo lo necesario por ejemplo en las zonas como las mejillas, las ojeras, el mentón y las aletas de la nariz.

En la medida de lo posible debemos dejar la frente y los laterales libres de producto para poder lucir más natural.

6. Aplicación de polvos compactos

Los polvos compactos los puedes usar sutilmente para sellar y rebajar el brillo de ciertas  zonas de la cara, lo más recomendable es con una brocha que no sea muy compacta para no aplicar mucha cantidad.

7.Usa agua termal

Para finalizar nuestro look, vaporizamos nuestro rostro con agua termal o un fijador de maquillaje para que se fije mejor la base y se funda completamente con tu  piel.

Con todos estos consejos conseguimos que con la prebase de maquillaje nuestro maquillaje permanezca por mucho más tiempo intacto y duradero algo esencial y además no parecerá que estás maquillada.